>
TurismoDesde el 1 de enero de 2020
al 31 de diciembre de 2020
ArteDesde el 1 de enero de 2020
al 24 de diciembre de 2020
ArteDesde el 5 de junio de 2020
al 30 de diciembre de 2020
ArteDesde el 1 de enero de 2020
al 31 de diciembre de 2020
ArteDesde el 1 de enero de 2020
al 31 de diciembre de 2020
ArteDesde el 1 de enero de 2020
al 31 de diciembre de 2020
ArteDesde el 1 de enero de 2020
al 31 de diciembre de 2020
Turismo

Centro de interpretación de Mollarri

Centro de interpretación de Mollarri en Zarautz
Zarautz
Lugar. Zarautz
Fecha. Desde el 1 de enero de 2020
al 31 de diciembre de 2020

Hora.
Precio. 0,00 ? €
OrganizaAyuntamiento de Zarautz

La reconstrucción del antiguo cargadero de minerales de Mollarri ofrece una interesante excursión al pasado industrial de Zarautz y permite disfrutar de unas vistas sorprendentes al mar abierto y a Getaria.

En 1906 se construyó el cargadero de Mollarri,  adonde iba a parar todo el mineral extraído de las minas de Asteasu. Durante un  recorrido de 11 kilómetros, el hierro se transportaba en vagonetas que  circulaban a través de un tendido de cable aéreo sostenido en 112 postes. El  cargadero cerró en 1923 debido, entre otros motivos, a las malas condiciones de  atraque.

Zarautz ha recuperado este patrimonio y lo ha  abierto al público. Además de unas vistas espectaculares y un agradable paseo  hasta el cargadero, al que se puede acceder bien por la desembocadura de  Iñurritza (extremo oriental de la playa), bien desde el camping Talaimendi,  este tesoro histórico de Zarautz acoge un centro de interpretación con  interesantes actividades y exposiciones.

Accesos:

 - Parte de la desembocadura de la regata de  Iñurritza (al final de la duna de la playa)
 - Baja desde el camping de Zarautz  (Talaimendi).

La reconstrucción de las dependencias ha dado  vida a una zona privilegiada, permitiendo hacerse una idea precisa de la  actividad allí desarrollada. Los edificios han sido perfectamente  rehabilitados. El paso sobre las tolvas de almacenamiento se realiza mediante  una pasarela de acero y madera.

Un sendero cementado conduce hasta el borde  del acantilado, ofreciendo una vista privilegiada sobre las rocas que se  adentran en el mar. El lugar favorece que la imaginación viaje en el tiempo y  rememore a los barcos anclados junto a las afilados islotes, mientras una gran  grúa asentada sobre ellas deposita el hierro en las sentinas.

euskera-castellano

Envíanos tu evento